Estimado David:
Adjunto comentarios de la causa, para que puedas publicarlo en el sitio web de Amordepapa.org, si es que esto ayuda a todos los padres que hoy están enfrentando situaciones similares las de “Alberto”.

Durante más de dos años de batalla judicial, la madre y posteriormente la abuela materna de “Sebastián”, utilizaron todo tipo de estrategias, abusando de las herramientas judiciales que la ley establece para proteger a los niños, lograron alejar al niño de su padre en forma injusta, basándose en hechos falsos como las siguientes:
– Que el niño tiene miedo y temor de ver a su padre.
– Según testigos que declararon en el juicio, por la parte de la abuela materna, el niño había hecho un dibujo en que “le disparaba a su padre” dándole muerte.
– Que el terror del niño es insuperable, que ni siquiera quiere hablar por teléfono con el padre.
– En su última acción judicial, la abuela materna señaló que, la conducta del padre había generado un sentimiento en el niño de “terror, miedo y profunda tristeza” y que el niño lo considera una “figura agresiva”.
– Que el padre del niño, según la abuela materna, se encuentra “inhabilitado para hacerse cargo del cuidado personal de este, atendida su condición psiquiátrica”.
– Además, interpuso medidas de protección solicitando se prohibiera al padre acercarse, para proteger el derecho del niño: “A la vida, la integridad física y psíquica, a desarrollarse en un medio ambiente familiar sano y a no ser sometido a torturas ni otros tratos crueles”.

Todas estas acusaciones, fueron desvirtuadas judicialmente, gracias a la firme convicción del padre del niño y a la intervención de una jueza como MARCELA VILLEGAS MACUADA, y con la colaboración de una profesional de excepción como la psicóloga KAREM DAMKE, consejera técnica del Juzgado de Familia de Coquimbo. Ambas asumieron la tarea en esta causa, dedicando el tiempo necesario para el estudio de los antecedentes, con ponderación y sin asumir como verdades, los dichos de una parte o de la otra.

Así, este pasado sábado ocho de marzo de 2008, pudimos ser testigos de un reencuentro maravilloso del niño “Sebastian” con su padre “Alberto”.
Una imagen dice más que mil palabras.
Todo lo que se dijo y se aseguró, de nada ha servido. El Amor de “Alberto” dejó una huella indeleble en el corazón de su hijo.

Solo agregar que, a las 09:00 A.M. del mismo día en que estas imágenes fueron grabadas, la abuela se presentó en el tribunal, llevando de la mano al niño, insistiendo en que “el estaba atemorizado y que no quería ver a su padre”, intentando convencer a la consejera técnica del tribunal para impedir que las visitas se desarrollaran de manera normal.

Afortunadamente una vez más primó la cordura.

Saludos,
LMM

AmordePapá.org
No permitamos el Sindrome de Alienación Parental (SAP)
TODO POR EL INMENSO AMOR QUE SENTIMOS POR NUESTROS HIJOS